Consulta Psicológica – Barrio Salamanca

img_1218El bienestar emocional tiene la misma importancia en la edad mayor que en cualquier otro periodo de la vida. Aproximadamente un 15% de las personas de más de 60 años sufre algún trastorno mental. La demencia y la depresión son los más prevaleces.

Etapa que se inicia a los 60 años y termina cuando la persona fallece. Se caracteriza por ser un periodo de grandes cambios. A nivel biológico empiezan a aparecer enfermedades físicas crónicas y debilitantes; a nivel psicológico, la persona reflexiona sobre como ha sido su vida y a nivel social  pueden aparecer una serie de acontecimientos vitales a los que la persona se debe adaptar. La pérdida de los seres queridos, la jubilación, la falta de actividades físico-recreativas y la disminución de la interacción social son sucesos que suelen dejar emociones negativas como la tristeza, la ansiedad, la soledad y la baja autoestima, que a su vez conducen al aislamiento social y la apatía. Y por ello hemos de ser conscientes de la necesidades especiales que acontecen en esta etapa del desarrollo del ser humano; y en los casos que sean necesarios, buscar ayuda psicológica. 

La población mundial está envejeciendo a pasos acelerados  

  • Entre 2000 y 2050, la proporción de los habitantes del planeta mayores de 60 años se duplicará, pasando del 11% al 22% y  la cantidad de personas de 80 años o más aumentará casi cuatro veces. 
  • En los países desarrollados, entre un 4% y un 6% de las personas mayores han sufrido alguna forma de maltrato en casa. El maltrato de los ancianos puede ocasionar daños físicos graves y consecuencias psíquicas de larga duración.
  • El riesgo de padecer demencia aumenta  con la edad y se calcula que entre un 25% y un 30% de las personas de 85 años o más padecen cierto grado de deterioro cognoscitivo. 

 

Tratamiento

img_1608

 

En 2mente se promueve  el “Envejecimiento Activo y Saludable”. Se aportan estrategias de afrontamiento para hacer frente a las dificultades propias de esta etapa. Adquirir hábitos saludables, mejorar la eficacia cognitiva y la productividad, aumentar el control personal y favorecer la competencia social son algunas de las competencias a lograr.