Consulta Psicológica – Barrio Salamanca

Las fases del ciclo vital familiar suponen nuevos roles, que de no asumirse, pueden generar conflictos y incluso algún miembro de la familia presentar patología mental. En la mayoría de ocasiones, con una intervención breve centrada en el problema se puede llegar a recobrar el equilibrio familiar.

La Familia en el SXXI

img_1576

En nuestra cultura y en el contexto humano, la familia es una de los grupos más importantes de nuestras vidas, especialmente cuando pensamos en ella como la principal institución de soporte para nuestros niños.

En el siglo XXI, la configuración familiar ha variado mucho. El formato considerado antes como único (padre, madre e hijos) ya no está solo. Actualmente vemos familias ensambladas (que provienen de los posdivorcios); homoparentales (gays, lesbianas, travestis y transexuales) y monoparentales (constituidas por un solo progenitor).

 

La Terapia Familiar 

img_1564

Ayuda a identificar formas de relacionarse en la familia que no son sanas para el desarrollo personal y emocional.  De esta manera, cualquier situación o problema que afecte a las relaciones entre los miembros de la familia y a su funcionamiento puede ser tratada desde el enfoque sistémico.

En este tipo de terapia no es necesario que exista una patología en algún miembro de la familia. En muchas ocasiones, los conflictos derivados de la falta de comunicación o de un patrón de relación disfuncional pueden provocar que uno o más integrantes de la familia se encuentren mal, sin que exista un problema mayor.

El Contexto Social

img_1578

La familia moderna se enfrenta a muchos problemas como la economía, la cultura, la tradición, la amistad, el divorcio, la violencia, la falta de comunicación,... No hay duda de que todas estas situaciones afectan a la familia y por lo tanto, a las relaciones que se establecen en su interior. Las familias han entrado en un conflicto generado por los cambios sociales, por un lado se resisten al cambio y por otro, sienten la necesidad de adaptarse al contexto actual. Pero, ¿cómo cambiar? ¿Qué hacer y cómo hacerlo? Los valores y las creencias no son las mismas, nuestros hijos crecen en una sociedad tecnológica, en constante cambio, en el que la comunicación personal es cada vez menor, al igual que el tiempo que pasamos con ellos. 

Es necesario pararnos a reflexionar sobre la familia y nuestros días y cómo queremos educar a nuestros niños. Nadie nos enseña a ser padres o madres, pero lo que hagamos influirá en el crecimiento y el desarrollo del niño y, en especial, en la estructuración de su psiquismo. 

La sociedad da cuenta de las transformaciones en la constitución de las familias a través de los cambios que se están llevando a cabo en la legislación. La Ley de Matrimonio Igualitario se aprobó en 2005, y, como consecuencia de esto, otros derechos como la adopción conjunta, la herencia y la pensión. Asimismo, otras leyes que se han autorizado recientemente son la Ley de Identidad de Género y la Ley de Fertilización Asistida.

 

Principales motivos de consulta

  • Desacuerdos en la educación de los hijos.
  • Dificultad para negociar.
  • Falta de comunicación.
  • Manejo del dinero.
  • Falta de tiempo familiar.
  • Duelos y pérdidas.
  • Dificultad en toma de decisiones importantes. 

 

Tratamiento

img_1581


La manera de proceder dependerá del conflicto a tratar, de las características de cada miembro de la familia y de sus relaciones. Tras la evaluación, se adoptará un plan de tratamiento tomando a la familia como una unidad. Usaré las técnicas que considere más adecuadas para lograr restrablecer el equilibrio en el menor tiempo posible. El rol que adopte será el de ¨mediador¨; con el objetivo de aportar una visión objetiva del conflicto. 

La familia entendida como un sistema con múltiples interrelaciones entre sus componentes;  si un miembro presenta un problema, repercutirá en el resto.